Hazle frente a la adversidad

(Transacción vs Relación)

Hace unos días decidí hacer Pláticas con café, un espacio para contribuir a despejar todas esas dudas y afrontar esa incertidumbre que surge por la situación actual, que nos afecta como individuos y gente emprendedora.

En esta ocasión, me tome un café con Alan Chávez, facilitador de ventas de call center, motivador y emprendedor, nos platicó un poco de su experiencia como emprendedor, cómo le hizo frente a la adversidad al enfrentarse con una situación que se salía de su control y que afectaba de manera drástica a la industria en la que se desempeña, cómo logró encontrar nuevas oportunidades y enfocarse en lo positivo.

¿Cómo un emprendedor que se dedica las industrias más afectadas por la crisis de la pandemia ha logrado mantenerse y encontrar nuevas oportunidades?

Alan Chávez es un empresario, que su principal negocio es la generación de prospectos de venta para tiempos compartidos (membresías vacacionales); brinda sus servicios a alrededor de 20 hoteles en la Riviera Maya, Puerto Vallarta, Los cabos y Loreto, por medio de plataformas digitales y call centers, ubicados en las ciudades de Puerto Vallarta y Guadalajara. 

Como emprendedor también se ha diversificado hacia áreas de negocio diferentes como un crossfit, una línea de zapatos que lleva junto con su esposa, y venta y compra de autos.

¿Cómo no caer en caos?

Lo primero fue reaccionar a la situación que comenzó por afectar una oficina en Las Vegas en donde la operación paró antes que en México y atender las llamadas y cancelaciones en las oficinas locales. Después tener que mandar a la gente a casa por órdenes del gobernador de Jalisco, en el proceso brindar atención a las cancelaciones a los clientes locales que bajo circunstancias normales es del 1 – 10%.

Y claro que comenzaron a aparecer ciertos miedos por la quiebra, sin embargo, en lugar de quedarse paralizado decidió actuar y armar un plan de contención. Lo importante es que nadie perdiera su chamba y pagar las nóminas de casi 400 empleados.

A través de una cadena de negociaciones con sentido humano, donde hubiera un entendimiento entre todos los involucrados, se logró encontrar liquidez para cubrir gastos emergentes, por ejemplo: Llegar a un acuerdo con los hoteles, con el arrendador llegar un acuerdo en el que ambos salieran beneficiados, parar nuevos proyectos que no eran esenciales para la operación, y establecer un plan de pagos para los colaboradores.

“Si no me das la mano, nos ahogamos todos”

Un equipo sólido

Para Alan el bienestar del equipo es importante, ya que se traduce en producción y beneficios para la empresa. El home office representó un reto, ya que mucha gente no contaba con las condiciones necesarias para trabajar desde su casa, esto resultó en nuevos planes de internet, un escritorio, una silla, para que la gente tenga las herramientas necesarias para seguir laborando, que además les da un medio de comunicación también con familiares lejanos.

“Mi equipo es mi familia, en la crisis nos hemos hecho más unidos”

Darle la vuelta

Las ventas son emocionales, un buen vendedor debe encontrase en control de sus emociones, por eso en lugar de pensar en lo negativo, debido al bombardeo de información constante, decidieron enfocarse en lo positivo, las juntas comenzaron a enfocarse también en agradecer, compartir y ser una oportunidad de comunicarse mejor, ayuda a los equipos de trabajo a mantenerse, animados y activos.

“Felizmente agradecidos”

El tiempo no lo hemos vivido

Las personas que mejor que ha podido salir de este tipo de crisis, como también lo fue en su momento la Segunda Guerra Mundial, ha sido la gente supo aceptar el presente, adaptarse al cambio. Durante estas circunstancias el reinventar es cosa de cada 5 minutos porque la realidad está cambiando de manera acelerada, surgen nuevas oportunidades Tenemos que aprovecharlo para encontrar nuevos nichos y lograr obtener buenos resultados a base de invertir en temas que aún en la crisis pueden impulsarnos como para Alan lo fue el marketing digital.

Ya nada será como antes

Gracias a lo digital, ya no hay limitantes, ya podemos incluso darle oportunidades a gente que no se encuentra en la misma ciudad que nosotros, Alan apostará por brindar capacitaciones de manera remota, el home office contribuye a mejorar la productividad de los empleados, ya se puede reducir los costos de renta o utilizar los espacio para otras cosas del negocio.

Hay cosas que debido a esta situación a las que Alan tuvo que adaptarse, entender que hay cosas de las que se puede prescindir y volver a lo básico, apreciar lo bello de la situación, a rodearse de gente que le aporte y saber aprovechar las nuevas oportunidades.

Me gustaría que tú también puedas captar las nuevas ideas que te puedan ayudar a no caer frente a la adversidad, te comparto una de las frases favoritas de Alan:

«Cuando la situación es buena, disfrútala. Cuando la situación es mala, transfórmala. Cuando no puedas transformarla: transfórmate. Victor Frankl.»

Puedes escuchar toda la plática en este video. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *